El romanticismo en los encuentros sexuales fugaces.

Pere Estupinya, en su blog para la versión digital del diario El País (http://blogs.elpais.com/apuntes-cientificos-mit/), recogía las reflexiones lanzadas por un grupo de investigación liderado por el Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana (con J. García como principal autor) en relación a las llamadas “hook-ups”, o relaciones de una sola noche.  En su artículo, con el sugerente título de “¿Por qué lo llaman sexo cuando realmente quieren decir amor?”, cuestionaba, a colación de los resultados de la revisión Sexual Hookup Culture: A review, la ausencia intrínseca de intereses románticos en ellas. Sí, la sociedad actual promueve nuevos modelos de relación en donde los encuentros sexuales sin compromiso conviven con los modelos más tradicionales, siendo los primeros una alternativa normativa. Pero, ¿realmente es el encuentro meramente físico lo único que se busca en este tipo de “hook-ups”?

Ya lo apuntaban en un estudio anterior los propios autores de la revisión (“Hook-ups behaviour: a biopsychological study”): más de la mitad de los participantes de la muestra (hombres y mujeres) reportaban gratificaciones emocionales y motivacionales aparte de la actividad sexual per se después del hook-up.  Es más, el deseo de intimidad y el entendimiento mutuo surgían también como variables a tener en cuenta. Así, cuando se les preguntaba cuál sería el resultado de este tipo de encuentros, un promedio de 36, 57% confesaban la expectativa ideal de comenzar una relación sentimental tradicional, si bien sólo un 6,9% pensaban que eso podría llevarse a cabo realmente. Que son lo que son, está claro (y los implicados lo saben), pero que se desea otro tipo de desenlace para este tipo de encuentros, más de un tercio lo querría.

Con ello, los autores siguen ahondado en estas cuestiones y en la actual revisión se confirma cómo el 65% de las mujeres y el 42% de los hombres buscan algo romántico en su noche de sexo casual. Asimismo, facilitan otro tipo de datos relevantes para entender este tipo de relaciones: no siempre se toman medidas anticonceptivas, suelen coincidir con el consumo de drogas (fundamentalmente alcohol), se definen como espontáneas y no programadas, generadoras de buenas sensaciones mientras se realizan pero con consecuencias no siempre positivas, al mostrar estudios en los que se reporta algún tipo de culpabilidad o reacción negativa posterior, sobre todo en el caso de las mujeres (resultados que marcarían una vivencia diferente por género de este tipo de relaciones). Los autores también citan otro estudio en el que estos encuentros provocarían una disminución de síntomas anímicos depresivos y ansiosos, siempre y cuando la persona no tuviese una red social amplia y diversa, que en este caso, los aumentarían (Owen et al, 2011). Por tanto, la revisión nos muestra una realidad mucho más compleja, rica y diversa y que hace replantearnos la idea convencional que tenemos de un encuentro esporádico.

No quiere decir todo esto que la próxima vez que se presente una oportunidad así en tu vida tu compañer@ de encuentro quiera algo serio. El estudio habla de que tal vez solo se quiera promover estos encuentros, una amistad con derecho a roce, un encuentro sin más continuidad que lo que dure la relación sexual o una relación romántica. Sólo hay que tener en cuenta que depende mucho de las expectativas y deseos de la persona en cada momento. Y que, si tú o tu compañer@ buscáis una relación estable, podría ser que no consideréis ese encuentro casual como algo tan fugaz como los medios de comunicación, las películas o  nosotros mismos pensamos.

Escrito por David Blanco Castañeda

Fuentes y bibliografía consultada:

elpais.com/elpais/blogs.html

Garcia, J. R., Reiber, C., Massey, S. G., & Merriwether, A. M. (2012). Sexual hookup culture: A review. Review of General Psychology, 16(2), 161

Garcia, J. R., & Reiber, C. (2008). Hook-up behavior: A biopsychosocial perspective. Journal of Social, Evolutionary, and Cultural Psychology, 2(4), 192-208.

Owen, J, Finchman F.D (2011) Yound adult emotional reactions  after hooking up encounters. Archives of Sexual Behavior, 40, 321–330.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>