Conexión con la naturaleza, felicidad y ecología

“Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida… para no darme cuenta, en el momento de morir, que no había vivido”. H.D. Thoreau

En una vida rodeada de tecnología y miles de comodidades, es llamativo y a la vez alentador ver cómo las investigaciones muestran que nuestra pasión por la naturaleza aún perdura. De hecho, nuestras conexiones con la naturaleza podrían ser una de las mejores acciones para mejorar nuestra salud, felicidad y bienestar, con independencia de la edad. Esas mismas conexiones también podrían sanar el planeta.

Pocos estarían en desacuerdo con que nuestros mundos natural y cognitivo se hayan desconectado. Hoy en día pasamos mucho menos tiempo en la naturaleza que en décadas pasadas. En la escuela no suelen existir clases o jornadas en el campo ni la naturaleza es una herramienta bien utilizada para enseñarles a los niños a pensar críticamente sobre el mundo que les rodea. Sin embargo, una reciente investigación sugiere que nuestra relación con la naturaleza puede estar profundamente relacionada con nuestra felicidad, y esta conexión facilitaría el cuidado y protección del entorno.

No tenemos que mirar muy lejos en la historia para saber que los humanos evolucionaron en entornos naturales y que estaban profundamente conectados con sus entornos ecológicos. En el siglo XVIII, el poeta y escritor Samuel Johnson afirmó acertadamente: “Alejarse de la naturaleza es alejarse de la felicidad”. ¿Podrían esos entornos naturales convertirse no sólo en un camino a través del cual encontrar la felicidad en el siglo XXI, sino también en nuevas estrategias que ayuden a motivar a las nuevas generaciones hacia la sostenibilidad ambiental?

Foto extraída de Fotolog.com/le_kecito
Foto extraída de Fotolog.com/le_kecito

Varios estudios recientes señalan que nuestras conexiones emocionales con la naturaleza son predictoras de nuestras actitudes y decisiones relacionadas con el estilo de vida sostenible. Y además, estas investigaciones observan una conexión entre naturaleza y felicidad en sí misma. No es sorprendente que los estudios descubrieran que nuestras conexiones emocionales con la naturaleza son predictivas de nuestras actitudes y de las decisiones que tomamos sobre estilos de vida sostenibles. Pero además, el estudio también encontró una conexión única entre la naturaleza y la felicidad misma.

El vínculo entre la naturaleza y la felicidad

Estos autores, Zelenski y Nisbet, llevaron a cabo dos estudios haciéndose una pregunta: ¿el vínculo entre la naturaleza y la felicidad es independiente de las otras cosas que nos hacen sentir emocionalmente conectados con la vida, como la familia, el país, la cultura, la música y los amigos?

En el primer estudio, midieron los sentimientos de conexión de las personas en muchas esferas, incluida la naturaleza. Utilizando una escala tipo Likert, los participantes calificaron su relación con la naturaleza por su nivel de acuerdo o desacuerdo con afirmaciones como “Mi relación con la naturaleza es una parte importante de lo que soy” y “Atiendo a la vida silvestre donde sea que esté”.

Se usaron otras escalas e inventarios para calificar la felicidad subjetiva de las personas en estas mismas áreas. ¿El resultado? Entre las diversas escalas de felicidad, la relación entre naturaleza y felicidad fue altamente significativa.

Uno de los principales objetivos del estudio “era determinar si la asociación entre la naturaleza y la felicidad se debe a un sentido general de conexión o un vínculo más específico con la naturaleza”. En otras palabras, los investigadores querían saber si la naturaleza destacaba entre otras cosas que nos hicieron sentir conectados con la vida y nos dieron una sensación de felicidad.

Los resultados de esta investigación sugieren que “la relación con la naturaleza tiene un beneficio distinto para la felicidad” más allá del beneficio más general de sentirse conectado con la familia, los amigos y el hogar. Nuestra conexión con la naturaleza también correlaciona con la mayoría de las medidas de bienestar humano, lo que indica que puede desempeñar un papel extremadamente importante en el mantenimiento de la salud mental positiva.

Para comprender mejor y ampliar los hallazgos del primer estudio, Zelenski y Nisbet realizaron un segundo estudio. En este estudio exploraron más profundamente diversas conexiones con la felicidad, particularmente aquellas de una cualidad interpersonal, que incluyen el apego, la interdependencia y la pertenencia. No sólo esperaban replicar los hallazgos del Estudio 1, sino que también querían ver si la relación con la naturaleza en realidad podía predecir la felicidad.

Si bien no todas las correlaciones entre la naturaleza y la felicidad podrían replicarse en el segundo estudio, el patrón general de hallazgos y la consiguiente comparación con los estudios anteriores llevaron a los investigadores a conclusiones importantes, que incluyen:

– Nuestra conexión emocional con el mundo natural es distinta de otras conexiones psicológicas en nuestras vidas.

– La relación con la naturaleza a menudo predice la felicidad independientemente de otros factores psicológicos.

– Las conexiones psicológicas con la naturaleza tienen la capacidad de facilitar actitudes sostenibles, y pueden ser una herramienta importante para preservar nuestro medio ambiente.

Ecopsicología y el futuro del planeta Tierra

Si bien estos estudios proporcionan datos reveladores sobre la relación de la naturaleza y la felicidad, se basan en muchos estudios previos que vinculan nuestra salud y bienestar con el mundo natural. De hecho, ha surgido un campo completamente nuevo, la ecopsicología, que combina los esfuerzos de ecologistas, psicólogos, filósofos y otros. “La ecopsicología explora la relación sinérgica entre la salud personal y el bienestar, y la salud y el bienestar de nuestro hogar, la Tierra”.

Muchos expertos han dado la voz de alarma sobre nuestra desconexión del mundo natural, desde la Revolución Industrial hasta el momento actual. Richard Louv, en su libro Último niño en el bosque: Salvar a nuestros niños del Desorden de Déficit de Naturaleza, vinculó la falta de naturaleza en la vida de la generación actual con el preocupante aumento de obesidad y depresión en la infancia.

En 2005, Los Institutos Americanos para la Investigación publicaron un estudio que indicaba que los niños que aprenden en aulas al aire libre mejoran sus puntuaciones de ciencias en un 27 por ciento. Los expertos no sólo han descubierto que la educación al aire libre es fundamental para el desarrollo infantil, sino que también es importante para el futuro del planeta. ¿Por qué? Porque cuando nos sentimos conectados con la naturaleza, somos más propensos a vivir estilos de vida sostenibles. También es más probable que apoyemos iniciativas ambientales que eduquen e impliquen a otros con el mundo natural.

¿Cómo deberían afectar estos estudios a nuestras acciones en el mundo? Aunque me considero profundamente conectada con la naturaleza, estos estudios me motivaron a dar un paseo por mi barrio con nuevos ojos. Me han mostrado que hay mucho más que aprender y muchas más formas de interactuar con los muchos organismos vivos que nos rodean.

Llevemos a nuestros niños y adolescentes al mundo natural y conéctelos con su belleza. Al final, es su relación con la naturaleza y la que determinará nuestro futuro.

¿Cómo describirías tu propia conexión con la naturaleza? ¿y la de tus hijos? ¿Las relaciones con el mundo natural traen felicidad a tu vida?

Fuente: Psychology Today

Escrito por María Rueda

¿Dónde se me va el tiempo?

Muchas veces nos preguntamos, ¿dónde se me va el tiempo?. En una reciente charla TED el ponente, Adam Alter, proponía las variaciones entre el mundo de 2017 y hace unos pocos años respecto al uso de nuestro tiempo cotidiano. Según lo que él propone, pasamos dos tercios del día durmiendo y trabajando (con el tiempo de llegar al trabajo incluido). Esto supone que tenemos una media de 8 horas libres al día. Con un poco de suerte, invertimos menos de la mitad de estas 8 horas en operaciones que podemos llamar de “supervivencia”. La higiene, la alimentación y la preparación de ellas, así como la limpieza y orden de nuestros lugares habitables.

Imaginemos que tenemos 5 horas al día para lo que deseamos, para emplear en lo que nos hace felices. ¿En qué las usamos?

extraída de trendytv.es
extraída de trendytv.es

Si bien es pronto para comprender cómo afecta el uso del móvil (y otras pantallas) en la satisfacción personal, sí parece que actualmente existen algunas tendencias que no son muy beneficiosas, como el FOMO y lo que podemos llamar “adicción” al móvil. De hecho, el uso generalizado de smartphones tiene muchas cosas positivas, es fácil entablar conversaciones, ayuda a la hora de comunicarnos con personas que están lejos, la información está disponible al instante…

¿Y qué tienen que ver las repercusiones del uso del móvil respecto a el uso de nuestro tiempo cotidiano? Pues en que el tiempo que invertimos en el uso del móvil actualmente se ha incrementado y posiblemente incluso tienda a hacerse mayor. Si en el año 2014, según un informe de “Ditrendia” usábamos el móvil una media de 2 horas y media, lo hemos aumentado en una hora. Teniendo en cuenta que dijimos que disponíamos de una media de 5 horas al día para actividades no regladas, en este contexto, el uso de estas 3 y media de smartphone se convierten posiblemente en un uso excesivo.

Por supuesto, con esta perspectiva, el tiempo parece reducirse drásticamente en el día a día. Si el uso del móvil tuviera realmente un sentido y un significado, no se darían estas dificultades, pero ¿cuántas veces te has encontrado mirando el facebook, o el twitter, y navegando de una página a otra sin realmente saber por qué estás leyendo o viendo esta información en este momento? El uso del móvil en sí mismo no tiene por qué ser un problema, sino el uso sin propósito.

Ya que el tiempo del que disponemos cotidianamente no es mucho, ¿qué tal si tratamos de parar de vez en cuando para buscar el significado de lo que estamos haciendo? Ante esta búsqueda, puede ocurrir que realmente, con conciencia de ello, decidamos buscar sólo la desconexión que nos puede proporcionar el uso de la tecnología, aunque será interesante tener en cuenta que no necesariamente esto te proporciona la felicidad. Aunque la Felicidad parece una palabra demasiado intensa, sí se conoce qué puede al menos acercarnos a caminar hacia la felicidad.

Según el Grant Study, un estudio longitudinal con una duración de 60 años, lo que al mirar atrás hace que las personas se sientan más satisfechas se basa en las relaciones y en el desarrollo continuo. Posiblemente, de hecho, el uso del móvil en sí mismo se relacione en último lugar con estas aspiraciones, por este motivo hay un gran uso de las aplicaciones de mensajería y de las redes sociales. El problema aparece cuando la interacción humana es superficial o la capacidad de aprendizaje es también poco profunda. Lo que proporciona bienestar es una conexión real e íntima. Desgraciadamente, aunque lo busquemos, generalmente, si ocurre de forma exclusiva con el smartphone, no se logra la conexión personal que resulta de calidad, así como los aprendizajes que llevamos a cabo saltando de una página a otra no tienden a ser significativos como para repercutir en nuestro desarrollo humano.

Así, lo mejor que podemos hacer es limitar el uso de los móviles y tratar de conectar en persona, de aprender algo nuevo. Posiblemente, nos lleve mucho más tiempo en el momento, pero posteriormente ¡la satisfacción que puede proporcionar a largo plazo será mucho mayor!

Fuentes: http://uk.businessinsider.com, http://www.elconfidencial.com, http://www.amic.media

Escrito por Lara Pacheco Cuevas

Las claves ocultas del coqueteo

Extraído de comotdaslollipop.blogspot.com
Extraído de comotdaslollipop.blogspot.com

El amor (siempre) está en el aire. Ya sea porque ayer disfrutamos de una de esas fiestas que lo celebran a bombo y platillo (San Valentín), las relaciones sentimentales, su inicio, mantenimiento o finalización nos despierta en todo momento muchísimo interés. Por supuesto, también a los investigadores del comportamiento interpersonal, que han publicado estos días un estudio que se centran en el lenguaje secreto que hay en el flirteo, considerado casi siempre el cultivo previo que permite el establecimiento de una relación sentimental (o al menos una relación afectivo-sexual) posterior.

En el mencionado estudio, defendido por investigadores de la Universidad de Arkansas, trataban de definir qué signos o evidencias de nuestro comportamiento dejaban claro que la otra persona estaría ligando con nosotros. Para ello, definieron  una serie de correlatos verbales y no verbales que se presuponen presentes en toda situación de flirteo; aduciendo que son éstos los que nos ayudan a interpretar de manera más fielmente las intenciones de las personas, siendo más frecuentes cuanto más interés tengamos por la persona con la cual estamos hablando. Además, propusieron cinco estilos fundamentales de interacción en el flirteo (tradicional, juguetón, sincero, físico y educado; cada uno en su vertiente masculina y femenina) que representaban las distintas formas de proceder de cada persona en esa situación.

Así, invitaron a 51 pares de parejas desconocidas entre sí (hombre y mujer siempre, la muestra era enteramente heterosexual) a tener una conversación desenfada de unos 10-12 minutos sobre lo que quisieran, en un escenario que incluía una mesa, unos utensilios para servirse café y sistemas de grabación para recoger el comportamiento de los participantes. Previamente se les había pasado un test para que describieran su estilo fundamental de interacción, para ver si esos mismos estilos se traducían en comportamientos definidos en la situación de flirteo.

Los resultados no dejaron lugar a dudas; en efecto, dependiendo del estilo interaccional que adoptase la persona en la situación de flirteo, las personas tendían a mostrar una serie de comportamientos bien definidos si la persona les interesaba románticamente.

Siguiendo las propias categorías propuestas por los investigadores, las personas que se definían así mismas como tradicionales (es decir, por una preferencia a adscribirse a los roles de género), los hombres tendían a llevar el peso de la interacción y adoptaban una actitud de proximidad y cercanía hacía la mujer, mientras que ellas optaban por dirigir suaves bromas a su interlocutor y mostrar sobre todo sus manos y hombros, en una actitud ligeramente displicente. En el estilo educado, sin embargo, se veía como aumentaba la distancia (orientándose su cuerpo hacía atrás) y el espacio entre interlocutores cuanto más interés tenían por el otro, dando lugar a un mayor número de equívocos y sin entender el otro que esa misma distancia iba a predecir la llamada por teléfono al día siguiente. El estilo sincero se consideró el estilo más efectivo y satisfactorio en estas interacciones, con un mayor número de revelaciones personales y mayor atención a la conversación  en el caso de los hombres, y un mayor número de presencia y cantidad de sonrisas por parte de las mujeres cuanto más interés tenían entre ellos, aumentando la sintonía emocional entre ambos. En el estilo físico, por el contrario, no se observaron los comportamientos que se esperaban en dicha situación (gran número de cumplidos y un gran uso de su lenguaje corporal para explicitar el interés sexual por el otro), mostrándose ineficaces, con menos verbalizaciones  y comentarios de interés al estar acostumbrados a otro tipo de contextos que no fuese necesario un contacto cercano con su flirteo de ese momento. Así, se reafirma la inexistencia de un único patrón posible en el flirteo; y la posibilidad de recurrir a cada estilo dependiendo del contexto y las dosis de intimidad que quiera uno volcar uno en ello.

Lo que queda claro con los resultados de este estudio es la dificultad de saber si le gustamos o no a la otra persona, al ver la gran variedad de comportamientos en los que se presenta el interés romántico. Sin embargo, no desesperemos; nuestros comportamientos son un  fiel reflejo de los sentimientos que sentimos hacia la otra persona, estar atento a esas pequeñas señales cuando interactuemos con ella puede ayudarnos a captar cuando la flecha de Cupido ha dado en la diana.

Escrito por David Blanco Castañeda

Fuente: Psyccentral.