Las Posibles Ventajas de los Falsos Recuerdos.

Que la memoria no es tan fidedigna como se pensaba y que hay algo nuevo que aparece (o desaparece) en nuestros recuerdos no es algo nuevo. La historia que se cuenta año tras año en la cena familiar-en la que siempre hay ligeras modificaciones- o aquellos dos productos que te sorprendes comprando a pesar de haberte aprendido la lista de la compra, ejemplifican sucesos de cómo la memoria no funciona como una copia fija y estática. La memoria resulta ser un proceso activo y reconstructivo, en la que los recuerdos se modifican de acuerdo a nuestra propia experiencia y en la que es frecuente tanto la pérdida de elementos como la adicción de otros nuevos (a estos últimos los llamamos falsos recuerdos o falsos positivos). Así, los recuerdos, cuando se activan con conceptos altamente relacionados (como la lista de la compra), tienden a producir falsos recuerdos, en una prueba de conectividad cerebral.

En un estudio realizado por el equipo de investigación liderado por Mark Howe, publicado recientemente en la Behavioral Sciences and Law, describen el papel adaptativo de estos falsos recuerdos y de cómo pueden ayudarnos en la resolución de problemas nuevos. Además, explicarían también como tendrían un papel en la supervivencia como especie.

En él, niños y adultos eran sometidos a una sencilla prueba de aprendizaje de palabras, en la que se facilitaban tanto palabras neutras (“papel”, “mesa”) como palabras relacionadas con la supervivencia (como “fuego” o  “peligro”).  En esta primera fase, en la prueba de recuerdo, se observó como la mayoría de los participantes tendían a añadir una o dos palabras relacionadas con el tema de la lista, y que, sin embargo, no habían visto nunca (falsos recuerdos).  

En la segunda fase del experimento, estos mismos participantes jugaban a un juego llamado “Test de Asociaciones Remotas”, en la que los mismos participantes debían completar un puzzle formado por tres piezas con una cuarta palabra relacionada con las tres palabras previas. Algunas de las soluciones se relacionaban fuertemente con los temas de la primera fase, y de esta forma, se comprobaba la influencia de los temas y falsos recuerdos de la primera fase.

Los resultados muestran como, en efecto, los participantes tendieron  a completar esa cuarta palabra con falsos recuerdos de la primera fase, y sobre todo, con aquellos que tenían que ver con la supervivencia. Con ello, los autores del estudio afirman el papel positivo de este tipo de recuerdos, porque suponen la activación de conceptos e ideas dadas por la experiencia previa, que ayudan a la resolución de problemas, y con mayor utilidad para aquellos que nos aseguren una supervivencia.

Como dice el autor: “pensad en un hombre primitivo, en la utilidad de evocar recuerdos a la hora de salvaguardarse de un depredador, en la importancia de fijarse no sólo en loss signos visibles, sino en todo lo relacionado con ello y que no se muestra”.

 

Fuente: Research Digest

Escrito por David Blanco Castañeda. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>