¿Estás teniendo una buena actitud para contig@ mism@?

Extraída de www.taringa.net
Extraída de www.taringa.net

Todos tenemos pensamientos negativos de vez en cuando. Uno está en una fiesta y comienza a sentirse incómodo porque ve a dos amigos riéndose. “Ya se están riendo de mí”, piensa. Y comienza a titubear cuando éstos se le acercan, incapaz de seguir su conversación y permaneciendo callado y en alerta. Vemos como un simple pensamiento ha teñido una situación que en un principio parecía gratificante, impidiéndonos el  disfrute y dejándonos un mal sabor de boca durante toda la fiesta. De ahí a que la terapia busque la promoción de pensamientos alternativos; en los que la persona pueda plantearse si había otra posible explicación a esa risa tan desconcertante. ¿Tal vez el recuerdo del finde anterior?. Por ello, creemos conveniente repasar qué pensamientos  o actitudes negativas pueden provocarnos estados de intenso malestar; es el primer paso para reconocer y cuestionar la influencia sobre nosotros.

1.Pensamientos de “Yo no Puedo”, ”Me falta lo que se necesita para…”, “No soy lo suficientemente bueno para..”: con frecuencia, albergar pensamientos que nos confirman nuestra propia incapacidad ayudan a disuadirnos para no hacer lo que nos planteamos. ¿Cómo vamos a hacer eso tan difícil si de partida ya anticipamos nuestro fracaso?.

2.Suponer negativamente. Que haya tráfico o que hoy te toque discusión con tu jefe no es necesariamente algo malo. No es tan importante lo que nos pase como lo que hacemos realmente con ello. Es la forma de relacionarse con las circunstancias en el momento lo que puede determinar si el impacto es malo o bueno. Ser capaces de qué podemos elegir y de que podemos sacar otra relectura puede enseñarnos a actuar en nuestras circunstancias.

3.Compararse(e infravalorarse) con respecto a los demás. Hacer comparación social con respecto a los demás no trae nada bueno. Un estudio demostraba que compararse habitualmente con los demás relacionaba positivamente con más niveles de estrés, ansiedad, estado de ánimo y  disminución de toma de decisiones. Tacharse de incompetente afecta negativamente a nuestra autoestima. Pero, ¿qué pasos han seguido para hacer eso que nos resulta impensable? ¿Y si probamos a realizarnos nosotros?

4.Rumiar constantemente con lo que no se hizo en el pasado. Volver al pasado sin oportunidad para cambiarlo nos sume en un estado de angustia, culpabilidad y desesperanza. Orientarnos en la manera en qué podemos solucionar ese problema en el presente puede ayudarnos a cerrar ese tema que tanto nos preocupa.

5.Echar balones fuera de nuestras propias responsabilidades. Hacer al otro responsable de nuestras desgracias nos instala en una actitud de victimismo y resentimiento, fomentando la inactividad y la amargura por algo que creemos injusto. Asumir el compromiso y la responsabilidad de nuestras acciones nos ayudan a tomar decisiones que sí tienen que ver con nuestros objetivos y nos capacita para sentirnos satisfechos cuando conseguimos nuestras metas.

6.El exceso de perfeccionismo y la intolerancia al error. Tener unos objetivos claros y bien definidos nos ayudan a orientarnos y a definir donde queremos ir. Pero, ¿qué ocurre cuando creemos que si no conseguimos esos estandartes fielmente estamos fracasando estrepitosamente? ¿Todo error en su consecución es una falla inconcebible? Permitirnos fallar y reconocer nuestras propias limitaciones podría ser la verdadera opción para una mayor felicidad.

Tener en cuenta cada uno de los pensamientos aquí descritos permiten no desviarnos de lo verdaderamente importante: nuestra propia valoración personal. Centrarnos en lo que sí podemos hacer y en conseguir nuestros objetivos a pesar de nuestros propios pensamientos negativos puede ser la manera óptima de lograr lo que nos proponemos. Hoy puede ser un buen momento para comenzar.

Fuente: Psychology Today.

Escrito por David Blanco Castañeda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>