Cosas que los extrovertidos deben saber de los introvertidos (y viceversa)

El continuo de extroversión-introversión es un rasgo de personalidad no sólo estudiado de forma extensa sino también con un alto consenso a través de diferentes enfoques psicológicos. Aunque no siempre somos plenamente extrovertidos o introvertidos, sino que depende de la situación, sí parece que cada persona se situaría en un punto dentro del continuo. Si bien las definiciones son múltiples, en general, se pueden definir ciertas características de la personalidad más introvertida o más extrovertida.

Foto: http://joannagoddard.blogspot.com.es/

Las personas introvertidas tienden más a observar que a actuar, prefieren situaciones sociales íntimas o actividades solitarias y pueden verse sobrecogidos por los grandes grupos de gente. También en general se orientan más a procesos mentales internos que a los eventos externos.

Las personas extrovertidas, por el contrario buscarán la interacción social, disfrutarán de los grandes grupos de gente, siendo más habladores y con tendencia a orientarse a la estimulación externa, obteniendo menos satisfacción en las actividades solitarias. En general, sintiéndose energizados cuando están rodeados de gente.A veces, al ser un rasgo que nos hace tan diferentes a unos de otros, es complicado para un extrovertido entender al introvertido, y viceversa. Hay ciertas cosas que puede ser útil comprender por unos y por otros:

Lo que un introvertido explicaría a un extrovertido:

–          Porque quiera estar solo no quiere decir que no me gustes, simplemente quiero estar solo.

–          Si me siento a observar sin hablar, no estoy juzgando a nadie, sólo estoy observando. Probablemente a algún extrovertido en acción.

–          Si te digo que lo estoy pasando bien, lo estoy pasando bien, aunque no lo manifieste externamente.

–          Si me voy pronto de una gran fiesta, no quiero fastidiarla, socializar me supone algún esfuerzo y necesito menos tiempo que tú en ello.

–          Si quieres saber lo que tengo que decir, permíteme más tiempo para hablar. No suelo alzar la voz por encima de otros, así que necesito mi espacio.

–          No soy solitario, soy selectivo. Soy leal a los amigos que me respetan como introvertido.

Lo que un extrovertido explicaría a un introvertido:

–          No tengo por qué entender la introversión si nadie me ha explicado en qué consiste.

–          Si trato de que te sueltes en una situación social, no es para molestarte, creo que puede ser bueno para ti y lo hago con buena intención.

–          Aunque hable mucho, puedo tener cosas importantes que decir, si tienes paciencia para escucharme podrás darte cuenta de ello.

–          Puedo enseñarte mucho sobre habilidades sociales. Puedes querer usarlas o no, pero podrán ser habilidades útiles.

–          No puedo leerte la mente. Aquello que quieras, necesito que me lo digas.

–          En las fiestas, puedo ser un buen compañero para ayudarte a socializar, pero puede que en un momento dado tengas que continuar tú solo.

Ser más o menos extrovertido o introvertido no es mejor ni peor, son formas de ser diferentes, con un componente biológico bastante alto y tratar de cambiarlo no suele funcionar muy bien. Comprender al otro y valorar lo positivo de cada una de las formas de ser puede dar lugar a una convivencia muy enriquecedora.

Fuente: psychologytoday.com

Escrito por Lara Pacheco Cuevas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>